Our Family Genealogy Pages

Discovering our Mexican, American and European Ancestors

Pedro Ponce de Cabrera

Male


Generations:      Standard    |    Vertical    |    Compact    |    Box    |    Text    |    Ahnentafel    |    Fan Chart    |    Media

Generation: 1

  1. 1.  Pedro Ponce de Cabrera (son of Pedro Ponce de Cabrera y Rodríguez).

    Pedro married Toda Roldán de Alagón. [Group Sheet]

    Children:
    1. Juan Ponce de Cabrera y Alagón
    2. ARIAS ( PAYO ARIAS ) DE CABRERA, 1º Señor de la Torre Arias de Cabrera, **** was born 1240, CÓRDOBA, ANDALUCÍA, ESPAÑA; died 1268, CÓRDOBA, ANDALUCÍA, ESPAÑA.
    3. Thoda Pérez Roldán de Cabrera

Generation: 2

  1. 2.  Pedro Ponce de Cabrera y Rodríguez was born 1200, La Puebla, Asturia, España; died 1267.

    Notes:

    Este caballero Ponce Giraldo, o Ponce de Cabrera, que fue mayordomo primeramente de Alfonso VII y luego de su hijo Fernando II, fue "señor de Sanabria" y "príncipe de Zamora". Dio origen a la destacada familia que luego se va a denominar "Ponce de León".

     

    Vino de Cataluña acompañando a la hija del conde de Barcelona, Ramón Berenguer III, llamada Berengaria o Berenguela, que casó con Alfonso VII en el año 1128. En este año, el 27 de octubre, aparece un "Pontio Quiral imperante en el castillo de Ulver (Bierzo) en un documento del Tumbo viejo de San Pedro de Montes". Al año siguiente, 2 de febrero de 1129, el monarca le otorga la villa de Castrotorafe (Zamora), con varios términos y exenciones, poniendo a Ponz de Cabrera, como "mandante en Zamora".

     

    Tres años más tarde, el 31 de marzo de 1132, vende a García Pérez y a su mujer Velasquita una heredad en Couelo (Cubelo, en el municipio de Galende), que asimismo había comprado a Pedro Velídez (Bellido). Manda en Senabria Ponce, osea él mismo. El 4 de septiembre de 1135, el dicho Ponce vende a los anteriores otra heredad en la misma localidad. Sigue mandando en Senabria.

     

    A finales de septiembre de 1136 se reune en Burgos un concilio. Allí acude Alfonso VII con todos sus magnates. Entre ellos, y como uno de los más destacados, el conde Ponce de Cabrera confirma un privilegio del monarca a la Iglesia de Astorga, a 2 de Octubre de 1136.

     

    Por estos años treinta y cuarenta del siglo XII el conde figura a la cabeza de las huestes que el concejo de Zamora y su tierra mandaban al ejército del emperador, conquistando diversos castillos al sur de la provincia de Madrid. Premió el monarca estos buenos servicios del conde haciéndolo Príncipe de Zamora, y como tal acudió a las campañas de Andalucía conquistando Almería, por lo que recibió nuevas mercedes del emperador que le concedió las villas de Moreruela, San Pedro de Ceque, Villaferrueña, Morales del Rey, y grandes heredades con lo que llegó a ser uno de los más poderosos magnates del imperio.

     

    Según otra escritura del emperador, se hace donación al conde Ponce y a los monjes Pedro y Sancho de una serie de villas para la redificación del monasterio de Moreruela, considerado como la primera fundación del Cister en la península.

     

    A partir del 12 de febrero de 1146, en que aparece por primera vez como mayordomo del emperador en la documentación, y durante cerca de tres lustros, hasta su muerte, ocupará este cargo, incluso en el reinado de Fernando II (1157-1188), rey privativo de León, y será asimismo el señor de Senabria.

     

    En el año 1158, primero del reinado de Fernando II tiene lugar en la ciudad de Zamora el trágico episodio conocido como el "motín de la trucha", en el que se ve involucrada la familia de Ponce. El despensero de un noble llamado don Gómez Álvarez de Vizcaya quiso abusar del privilegio que tenían los nobles de comprar en el mercado antes que la plebe. Cuando un zapatero ya había cerrado el trato con el mercader, el despensero del noble intenta llevarse la trucha. Se formó un gran alboroto pero el despensero no lo consiguió. El noble amenazó con hacer ahorcar al zapatero y lo hizo prender. El pueblo entero salió en su defensa y, cuando los nobles están reunidos en el templo de Santa María la Nueva para deliberar, la plebe cerró por fuera las puertas y prendió fuego al templo, cuya techumbre de madera ardió y se desplomó, muriendo dentro los nobles.

     

    Perdonó el rey a los vecinos de Zamora, que para huir del castigo de los nobles iban camino de Portugal con todos sus enseres con el fin de repoblar allí. El rey les impone sólo la reconstrucción del templo a su costa y que obtengan la absolución del Papa. De la otra parte anuló las concesiones y señoríos concedidos a don Ponce, a su yerno don Vela y a otros personajes, los cuales ofendidos, se extrañan del reino de León para darse por vasallos del rey de Castilla. La cosa tuvo arreglo, regresando los nobles, y Fernando II les restituye sus tierras bien ganadas en las campañas contra los árabes. Al conde Ponce de Cabrera, ya anciano, se le quitó, sin embargo, el título de Príncipe de Zamora que desapareció, siguiendo únicamente con el de mayordomo del rey.

     

    La familia del conde sigue prestando sus servicios en la corte del rey Fernando II, quien por el año 1161, encomienda al conde Ponce de Cabrera y a su hijo Fernando Ponce, a la sazón su alférez real, las repoblaciones de Ciudad Rodrigo y Ledesma.

     

    El conde debió morir en torno a la fecha del 14 de abril de 1164. Está enterrado en la catedral de Zamora, en la columna izquierda del arco que da acceso a la capilla mayor, donde en elegante hornacina se labró más tarde su estatua, arrodillado y con el yelmo al pie.

     

    El 16 de septiembre del mismo año, con motivo de la muerte de su padre, los hijos del conde, Fernando y Fernando Ponce, que llevan el mismo nombre, encabezados por doña Sancha Ponce, donan a San Martín de Castañeda un casal que poseen en Trefacio.

     

    Fernando Ponce hereda de su padre el señorío de Sanabria, y como tal aparece confirmando en diversos documentos.

     

    La primera donación directa de la familia del conde Ponce al monasterio de San Martín de Castañeda es la de su nieto Fernando Fernándiz, hijo del conde Fernando Ponce. La heredad que dona la había adquirido de su abuelo. Se trata de una posesión en la villa de Galende, con la iglesia de San Mamés y sus pertenencias. Se lleva a cabo en el año 1199.

     

    Trece años después, en 1212, y por lo que se desprende del documento que vamos a ver, Fernando Fernándiz se ve en necesidad y acude al abad y convento para que le concedan disfrutar durante su vida de aquella donación hecha por su alma, a excepción de la tercera parte de la iglesia y de la tercera parte de las pesquerías que seguirá teniéndolas el monasterio como antes.4

     

    En el mismo año, el nieto del conde Ponce de Cabrera y su esposa, donan al monasterio la heredad que tienen en san Martín de Angueira en tierra de Braganza.



    El castillo de Castrocalbón

    El señorío de Castro Calbón

    En las tierras que forman la ribera del río Eria, tanto en la parte de La Cabrera Alta como en la Valdería se encuentran motivaciones de estudio y observación referentes a fortalezas y castros. Ya hemos pergeñado unas líneas al comienzo de esta obra en torno a los castros de Corporales y Castrocontrigo, así como los castillos de Cabrera en Valdavido y de Uceda en el pinar de Nogarejas y Castrocontrigo; nos resta ahora detenernos en el castillo de Castrocalbón, cuyos restos ruinosos aún señorean el altozano de la villa.

    El 24 de junio de 1753 el juez subdelegado para la única Contribucion, don Alfonso Rodríguez Maestre, tomó declaraci6n en la casa audiencia de la villa a la Comisión, integrada por don Diego García vicario perpetuo, Ambrosio Rabanedo theniente de corregidor, los alcaldes ordinarios Santiago Manjón y Santiago Descosido del Molino, los regidores Gaspar del Río y Santos Manjón, el escribano de número Agustín Testón, el procurador síndico general Andrés Riesco y los peritos labradores de pan y del campo, inteligentes nombrados por la Justicia, Domingo Gutiérrez, Dionisio del Río, Francisco Descosido y Gregorio García.

    El juez les tomó juramento ante una señal de cruz en forma de derecho de decir verdad de lo que supieren y les fuere preguntado.

    Declaran que Castro Calbón es villa de señorío de los Estados de Alba y Aliste, que al presente goza el Excmo. Sr. Conde Duque de Benavente y le pagan anualmente el concejo y vecinos de la villa por foro de señorío cincuenta varas de lienzo, veinte libras de sebo y setecientos maravedíes de vellón.

    El termino territorial

    Todo el término de Castro Calbón mide de oriente a poniente 5/4 de legua y otro tanto de norte a mediodía, y en circunferencia cuatro leguas.

    Confina al oriente con el monasterio de Nogales de la orden de San Bernardo, al poniente con la villa de Quintana de Jamuz, al norte con el lugar de Jiménez de Jamuz y al mediodía con término de Fuente Encalada.

    Dentro de su término hay dos montes de encina y roble; a uno llaman Monte Nuevo o Baldovilla de setenta cargas de tierra y al otro llaman Espinacal de cien cargas de tierra.

    La población

    Había sesenta vecinos y siete viudas, que disponían de 94 casas habitables, 11 arruinadas, 12 pajares y siete corrales en el campo. En tales fechas de 1753 ya estaban arruinados el castillo y el palacio, así lo declara la Comisión.

    De industria tenían diez molinos harineros que rendían seis cargas de centeno cada uno, un molino de aceite que rendía cien ducados y 108 pies de colmenas.

    Disponían de una taberna, una panadería y un estanco, a cargo de la misma persona. De profesiones y oficios había un corredor de juzgado que ponía el Conde Duque y le pagaba siete cargas de trigo, cinco de centeno, 362 reales con doce maravedíes y 40 carros de leña; había un escribano de la villa y su jurisdicción, un barbero, un guarda del Conde Duque, tres guardas menores, un alguacil, un herrero, un tejedor, dos pescadores y tres pobres de solemnidad.

    Las cargas

    Al Excmo. Sr. Conde Duque de Benavente, señor de la villa se le pagaba un foro perpetuo sobre aramio, pastos y montes, consistente en 59 cargas de trigo, 35 cargas de centeno y 25 cargas de cebada.

    Los diezmos suponían una carga muy crecida: 64 cargas de centeno, 20 cargas de trigo, 500 mañas de lino, 100 corderos, cuatro cabritos, 50 arrobas de lana, 150 haces de hierba, dos enjambres y 300 reales de menores. Percibía los diezmos en todo su conjunto don Manuel de Guzmán el Bueno, prior de Santa María la Real de extramuros de Santiago de Compostela, pero tenía que descontar para entregar a don Antonio de Prada presbítero de Breto, tres cargas y media de centeno y otro tanto de cebada y para el vicario perpetuo de esta villa de Castro Calbón mil cien reales de vellón, y luego un foro y yantar a los vecinos de la villa el día de San Esteban protomártir de seis heminas de castañas y tres cántaras de vino.

    Por primicía a la iglesia pagan cada vecino una hemina de centeno y otra de trigo y por voto a Santiago de Galicia un total de 33 heminas de centeno y 33 heminas de trigo.

    A Su Majestad que Dios guarde pagan el servicio ordinario y el extraordinario y por Alcabalas pagan al Excmo. Sr. Conde Duque 140 reales, porque las tiene enajenadas de la Real Corona.

    El Fuero de Castrocalbón, otorgado por la condesa María el 16 de agosto de 1152, según el Fuero de León

    La condesa María era esposa del conde Ponce de Cabrera. La condesa envió a León al mayordomo de su esposo, Martín Díaz, para que copiase el Fuero de León y para ver de encajar el modelo en las necesidades de Castro Calbón. La Corte se satisfacía de que el Fuero de León se expansionara como modelo para otras villas.

    Castrocalbón era villa de la condesa María, heredada de su padre y el rey Alfonso encarta la villa haciéndola también propiedad del conde Ponce, esposo de doña María.

    El Fuero de Castrocalbón, Castro Galvón se dice en él, consta de 26 cláusulas muy bien adaptadas a las necesidades rurales, viñas, molinos y otras reglamentaciones de signo predominantemente agrario: roturaciones, árboles, viñedos, palomares, la propiedad para los que emigraren.

    El Fuero se suscribe con extensa nómina de 23 altos personajes, infanta Sancha, los hijos del emperador, obispos varios, personas eclesiásticas y seglares de la Corte, el mayordomo Martín Díaz.

    Parece ser que el Fuero se redactó en León y se llevó ya hecho a Castrocalbón y allí la propia condesa lo firmó de su propia mano, porque ella misma añade esta fórmula de refrendo: «Ego comitissa domina María propia manu confirmo. Pelagius notuit».

    El castillo de Castrocalbón

    Para ir a Castrocalbón se parte de La Bañeza en dirección a Jiménez de Jamuz, donde conviene detenerse para admirar a un alfarero dando vueltas al torno y modelando el barro.

    En el corral, desperdigados, una multitud abigarrada de botijos, cazuelas, ceniceros, jarras con trampa y cuantas variedades se le ocurren a Esteban obtener de sus hábiles manos.

    Contemplamos la fabricación, el secado y preparación del horno para cocer las piezas. Hubo hasta un alfarero que fabricó un viril de barro, que fue la admiración de las gentes por la perfección estilística de su arte.

    Jiménez de Jamuz se encuentra a muy poco trecho de La Bañeza y de aquí salió la cerámica vidriada para adornar el palacio de Gaudí en Astorga.

    En la bifurcación de la Portilla se toman dos rutas, una a Castrocalbón y la otra a las ruinas del monasterio de San Esteban de Nogales. A San Esteban de Nogales hay siete kilómetros por un hermoso paraje y merece la pena la visita porque este monasterio alumbró mucha ciencia en los saberes iniciales; hoy es un montón de evocaciones ruinosas.

    En 1084 se da nombre a esta villa como Castro Calbone y Castro Galbón, perteneciendo a los fundadores del monasterio de San Esteban de Nogales, los condes Ponce de Cabrera y luego fue una donación que hizo don Pedro Ponce a su mujer dona Aldonza Alfonso en su boda en 1235.

    Posiblemente fue ya Castrocalbon un castro romano, asentado al lado de la calzada que iba a Astorga. Aún quedan los restos de la fortaleza a cal y canto. La piedra se empleo en un camino y solamente quedan unos muñones de muro.

    Dispuso la fortaleza de galería, arcos y ventanas, con paredones de imponente grosor. Ahora se advierten solo un par de paredones.

    Muy próxima a este castillo se encuentra la ermita de la Virgen del Castro, con arco redondo y adornos en el friso.

    La imagen es pequeñita, sedente y el Niño con un libro, imagen gótica. La ermita es del siglo XV.



    “Esta mesnada la dirige el conde Ponce, noble lanza. Él era la fuerza de Sansón, la espada de Gedeón; era igual a Jonatás, ilustre como Josué; era jefe de su pueblo como el valientísimo Hector. Generoso y veraz como el invencible Ayax, no cede ante nadie, nunca retrocede en el combate, no vuelve la espalda, él nunca huye hacia la retaguardia, olvidado de la mujer y del amor cuando lucha: desprecia los besos mientras se desarrolla el combate, desprecia la mesa, goza más mientras hiere con la espada. Cuando blande la lanza, el malvado pueblo se abate exhausto. Nunca soporta de mala gana el ardor de la batalla. Su diestra hiere con fuerza, su voz resuena, el enemigo es derribado. Cuando da consejos, posee la sabiduría de Salomón. Cambia las espadas por las horcas y, mientras cuenta los meses, él mismo prepara las comidas, reparte sus propios vinos a los caballeros cansados, mientras se quita el rudo casco. Es el azote de los moros, testigo fue Almería más tarde. Este gran señor Ponce prefiere más ser desterrado que en tiempo de guerra dejar de blandir la espada. Por tal servicio agrada siempre al emperador: se enriquece con el favor del rey por las guerras victoriosas y domina todos los reinos con supremo valor.”

    Así nos describe el Poema de Almería al conde Don Ponce Giraldo de Cabrera. Y así nos comenta la descripción D. Maurilio Pérez González en la nota 196 de su traducción del Poema: “El elogio del poeta al conde Ponce es el más extenso de los dedicados a los caudillos de la conquista de Almeria: le dedica no sólo epítetos biblicos, sino también clásicos. Quizás esto se explique por el hecho de que el conde Ponce, además de ser uno de los personajes más influyentes de la corte de Alfonso VII, fue mayordomo del rey leonés.”

    Este caballero Ponce Giraldo, o Ponce de Cabrera, que fue mayordomo primeramente de Alfonso VII de León, y luego de su hijo Fernando II, fue "señor de Sanabria" y "príncipe de Zamora", y dio origen a la destacada familia que luego se va a denominar "Ponce de León".

    Según don Ernesto Fernández Xesta, biógrafo del personaje, este Conde Ponce sería hijo del Vizconde de Gerona y del Baix Urgell, Guerau II Ponç de Cabrera, y a su vez, padre de Guerau III Ponç de Cabrera, quien heredará los vizcondados catalanes de la familia.

    De su madre, propone Fernández Xesta, fuera de origen leonés y de nombre Elvira, y supuestamente, hija de Pedro Ansúrez. Según esto, la dama debería apellidarse Pérez, y sin embargo, creo que se puede demostrar que no era tal, sino Fernández.

    Entre los familiares del Conde Ponce, nos cita Fernández Xesta a un tal Fernando Gutierrez, el cual aparece en una escritura de donación del año 1174, en la que junto a sus hermanas Sancha y Teresa, hace donación al Monasterio de Sahagún de una heredad en Gordaliza, y se declara sobrino del Conde Ponce y nieto de una vizcondesa de nombre Elvira. No cabe duda de la relación familiar entre este Fernando y el Conde. Todo indica que ha de ser hijo de una hermana de Don Ponce Giraldo, cuyo nombre desconocemos. Fernández Xesta no cita más hermanos de este Fernando Gutierrez. Sin embargo, Don Augusto Quintana Prieto sí lo hace. Al referirse a la familia de San Pedro Cristiano, a quien considera sobrino de don Ponce, y que fue Obispo de Astorga y reformador de San Martín de Castañeda, nos dice: “Gutierre Eriz, el hermano del obispo Jimeno Eriz, de quien hemos hablado detenidamente más arriba, tuvo cinco hijos, dos varones -Fernando Gutierrez y nuestro obispo (San Pedro Cristiano)- y tres hembras, Elvira, Sancha y Teresa Gutierrez.” Si rastreamos un poco en la documentación de este santo, Pedro Gutierrez, apodado Cristiano, vemos que con motivo de su ingreso como monje en el Monasterio de Carracedo, hace una importante donación al mismo, y entre las heredades que dona están cuantas poseía su abuela en Sanabria y Carballeda, y nos da el nombre y apellido de ella: Elvira Fernández. Parece por tanto que queda aclarado el nombre y apellido de la madre del Conde Ponce de Cabrera.

    Además del hijo mencionado, tuvo Don Ponce Giraldo de Cabrera otros, fruto de los dos matrimonios que contrajo. El primero con una tal Sancha, dudoso, y el segundo, más conocido, con María Fernández, hija, al parecer, del famoso Conde gallego Fernando Pérez de Traba, amante de Doña Teresa de Portugal. De estos matrimonios nacerían el ya citado Geraldo, del que surgirá la rama catalana de la familia; Sancha, casada con Vela Gutierrez, y de cuya descendencia, a través de Ponce Vela, se formará la rama familiar de los Ponce de León; Fernando Ponce de Cabrera, el Mayor, que continuará con las tenencias zamoranas de su padre, siendo tenente en Tierra de Campos, Benavente, Sanabria, Allariz, Ledesma, Lemos y Zamora; y por fin, Don Fernando Ponce de Cabrera, el Menor, que alcanzará la dignidad condal como Conde de Limia, y como tal aparece en la documentación de la época.

    Vino Don Ponce de Cataluña a León, acompañando a la hija del conde de Barcelona, Ramón Berenguer III, llamada Berengaria o Berenguela, a los esponsales que iba a celebrar con Alfonso VII, cuando corria el año de 1128. En este año, el 27 de octubre, aparece un "Pontio Quiral imperante en el castillo de Ulver (Cornatel, en el Bierzo) en un documento del Tumbo viejo de San Pedro de Montes". Hasta el año 1159 no aparece otro mandante en este castillo. Al año siguiente, 2 de febrero de 1129, el monarca le otorga la villa de Castrotorafe (Zamora), con varios términos y exenciones, poniendo a Ponz de Cabrera, como "mandante en Zamora". Así lo será a lo largo de su vida, siendo nombrado unas veces como mandante, otras como tenente, Comes o Princeps, hasta el año 1159.

    Tres años más tarde, el 31 de marzo de 1132, vende a García Pérez y a su mujer Velasquita una heredad en Couelo (Cubelo, en el municipio de Galende), que asimismo había comprado a Pedro Velídez (Bellido). Manda en Senabria Ponce, osea él mismo. El 4 de septiembre de 1135, el dicho Ponce vende a los anteriores otra heredad en la misma localidad. Sigue mandando en Senabria.

    A finales de septiembre de 1136 se reune en Burgos un concilio. Allí acude Alfonso VII con todos sus magnates. Entre ellos, y como uno de los más destacados, el conde Ponce de Cabrera confirma un privilegio del monarca a la Iglesia de Astorga, a 2 de Octubre de 1136. El último documento en que consta con la dignidad de tenente en Sanabria data de 1158.

    También ostentó la mandación de Cabrera, pudiendo constatar esta tenencia en sus manos, desde el año 1138 hasta al menos el año 1156.

    Por los años treinta y cuarenta del siglo XII, el conde figura a la cabeza de las huestes que el concejo de Zamora y su tierra mandaban al ejército del emperador, conquistando diversos castillos al sur de la provincia de Madrid. Premió el monarca estos buenos servicios del conde haciéndolo Príncipe de Zamora, y como tal acudió a las campañas de Andalucía, conquistando Almería, por lo que recibió nuevas mercedes del emperador que le concedió las villas de Moreruela, San Pedro de Ceque, Villaferrueña, Morales del Rey, y grandes heredades con lo que llegó a ser uno de los más poderosos magnates del imperio.

    Detentó mandaciones como Salamanca, Melgar (Valladolid), Villalpando, e incluso gobernó en Almería tras su conquista. Gobernó en Toro, Ledesma, Ciudad Rodrigo y Benavente.

    Según otra escritura del emperador, se hace donación al conde Ponce y a los monjes Pedro y Sancho de una serie de villas para la redificación del Monasterio de Moreruela, considerado como la primera fundación del Cister en la península. Allí se mandará enterrar gran parte de la familia del magnate.

    A partir del 18 de Septiembre de 1142, en que aparece por primera vez como mayordomo del emperador en la documentación, y durante 20 años, aunque de forma intermitente. ocupará este cargo palatino, incluso durante el reinado de Fernando II (1157-1188), rey privativo de León. Aparece en el cargo, por última vez, en el año 1162, como mayordomo de Fernando II.

    El siguiente suceso, conocido como “el motín de la trucha”, al parecer legendario, intenta explicar la extraña huída del Conde Ponce del reino de León y su refugio en el de Castilla entre noviembre de 1157 y mayo de 1158, fecha en que los reyes hermanos, Sancho III de Castillay Fernando II de León, firman el Tratado de Sahagún.

    Era el año 1158, primero del reinado de Fernando II, cuando tiene lugar en la ciudad de Zamora el trágico episodio conocido como el "motín de la trucha", en el que se ve involucrada la familia de Ponce. El despensero de un noble llamado don Gómez Álvarez de Vizcaya quiso abusar del privilegio que tenían los nobles de comprar en el mercado antes que la plebe. Cuando un zapatero ya había cerrado el trato con el mercader, el despensero del noble intenta llevarse la trucha. Se formó un gran alboroto pero el despensero no lo consiguió. El noble amenazó con hacer ahorcar al zapatero y lo hizo prender. El pueblo entero salió en su defensa y, cuando los nobles están reunidos en el templo de Santa María la Nueva para deliberar, la plebe cerró por fuera las puertas y prendió fuego al templo, cuya techumbre de madera ardió y se desplomó, muriendo dentro los nobles.

    Perdonó el rey a los vecinos de Zamora que, para huir del castigo de los nobles, iban camino de Portugal con todos sus enseres, con el fin de repoblar allí. El rey les impone sólo la reconstrucción del templo, a su costa, así como una riquísima arca, y que obtengan la absolución del Papa. De la otra parte anuló las concesiones y señoríos concedidos a don Ponce, a su yerno don Vela y a otros personajes, los cuales ofendidos, se extrañan del reino de León para darse por vasallos del rey de Castilla. La cosa tuvo arreglo, regresando los nobles, y Fernando II les restituye sus tierras bien ganadas en las campañas contra los árabes. Al conde Ponce de Cabrera, ya anciano, se le quitó, sin embargo, el título de Príncipe de Zamora, que desapareció, siguiendo únicamente con el de mayordomo del rey.

    Sobre la relación entre el extrañamiento de don Ponce y el motín de la trucha, nos dice Fernández Xesta: “Así pues, entendemos que la marcha de don Ponce de Cabrera a Castilla no tuvo nada que ver con el “Motín de la Trucha”, sino que se debió a desavenencias con su Rey y Señor, lo que le obligó a marchar al vecino reinocastellano; el hecho de que él se fuera y por ello fuera despojado o que las cosas fueran a la inversa, no tiene, creemos, la menor importancia para la consecuencia final.”

    La familia del conde sigue prestando sus servicios en la corte del rey Fernando II, quien por el año 1161, encomienda al conde Ponce de Cabrera y a su hijo Fernando Ponce, a la sazón su alférez real, las repoblaciones de Ciudad Rodrigo y Ledesma.

    No queda clara la fecha de su muerte, y según fernández Xesta, el conde debió morir entre 1162 y 1164, sin poderlo precisar más. Está enterrado en la catedral de Zamora, en la columna izquierda del arco que da acceso a la capilla mayor, donde en elegante hornacina se labró más tarde su estatua, arrodillado y con el yelmo al pie. Y así reza su epitafio: “Hic iacet Comes Poncius de Cabrera strenuissimus in armis qui obiit era millesima CCa septima”. Como vemos, la fecha del epitafio se correspondería con nuestro año 1169. Sin embargo, parece que no es de la época, sino posterior, y la mayoría de los autores coinciden en considerarla falsa.

    Children:
    1. 1. Pedro Ponce de Cabrera